RECLAMACIÓN CONTRA CLÁUSULA SUELO

Una CLÁUSULA SUELO en un préstamo establece un límite a la variabilidad de los intereses pactados de modo que éstos nunca podrán ser inferiores al porcentaje que se fija en la citada cláusula, impidiendo que el deudor se vea favorecido por las posibles bajadas del tipo de interés.
Al incorporar esta cláusula a los préstamos hipotecarios suscritos por los consumidores, las entidades bancarias deberían haberse asegurado de que los firmantes habían comprendido su incidencia en la vida del contrato.

Lejos de ello, muchas entidades bancarias incluyeron este tipo de cláusulas de manera unilateral en las escrituras de préstamos sin explicar su funcionamiento ni informar a los consumidores de su importancia, por cuanto éstos se verían privados de posibles futuras bajadas de los tipos de interés, lo cual indefectiblemente hace, por el mero hecho de no haber sido ni expuesta, ni explicada ni informada, que dicha condición deba ser declarada nula.
Aunque cada préstamo tiene unas condiciones (capital, tipo de interés, plazo, etc) diferentes para cada cliente y es preciso un estudio especial de cada caso, a continuación adjuntamos un modelo de CARTA DE RECLAMACIÓN extrajudicial contra la entidad bancaria solicitando la nulidad de la cláusula suelo

 

2014.10.29 - Logo Bilògic

 

 

Passeig Maragall 184, baixos
08031 – BARCELONA
Tlf. 93 349 14 55

 

ENTIDAD BANCARIA
CIUDAD
Sr. Director:
Por expreso mandato de nuestro cliente, Don (*), mayor de edad, con DNI número (*) y vecino de (*), calle (*) número (*) piso (*) puerta (*), nos ponemos en contacto con Vd. como titular del préstamo con garantía hipotecaria, cuyo número de contrato es (*), que fue formalizado por la entidad (*), en Escritura Pública de fecha (*) de (*) de (*), ante el Ilustre Notario D. (*), con número de protocolo (*) y, mediante el presente escrito.
MANIFIESTAMOS:
Que, en la referida escritura, la entidad a la que nos dirigimos incorporó, en el Punto (*) de la Cláusula (*), un apartado de límite mínimo y máximo a la variación del tipo de interés aplicable cuyo tenor es el que sigue:
“(Insertar el literal del texto de la cláusula)”
A efectos de facilitarles una completa y más rápida identificación, se acompañan, como Documentos número (*) las fotocopias de las (*) primeras hojas de la escritura del préstamo así como la hoja en la que aparece la cláusula referida; como Documento número (*) una copia de un recibo de dicho préstamo y como Documento número (*) una fotocopia del DNI del abajo firmante.
CONSIDERANDO:
PRIMERO.- Que es de sobras conocido que la mencionada cláusula, coloquialmente conocida como “cláusula suelo”, comporta un desequilibrio contractual importante que desvirtúa la esencia misma del contrato de préstamo a interés variable suscrito, que no es otra que el tipo de interés varíe en función de las fluctuaciones del mercado conforme al índice pactado.
SEGUNDO.- Que dicha cláusula incumple lo estipulado en la Ley General para Defensa de los Consumidores y Usuarios, en cuanto que todas las cláusulas mediante las que se articulen los sistemas de cobertura no podrán ser abusivas según definición del articulo 82 de dicha ley o, de lo contrario, podrán ser declaradas nulas por tribunales, según el artículo 83 de la citada ley.
Artículo 82. Concepto de cláusulas abusivas.
  • Se considerarán cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.
  • El hecho de que ciertos elementos de una cláusula o que una cláusula aislada se hayan negociado individualmente no excluirá la aplicación de las normas sobre cláusulas abusivas al resto del contrato.
    El empresario que afirme que una determinada cláusula ha sido negociada individualmente, asumirá la carga de la prueba.
  • El carácter abusivo de una cláusula se apreciará teniendo en cuenta la naturaleza de los bienes o servicios objeto del contrato y considerando todas las circunstancias concurrentes en el momento de su celebración, así como todas las demás cláusulas del contrato o de otro del que éste dependa.
  • No obstante lo previsto en los apartados precedentes, en todo caso son abusivas las cláusulas que, conforme a lo dispuesto en los artículos 85 a 90, ambos inclusive:
    a) Vinculen el contrato a la voluntad del empresario
    b) Limiten los derechos del consumidor y usuario
    c) Determinen la falta de reciprocidad en el contrato
    d) Impongan al consumidor y usuario garantías desproporcionadas o le impongan indebidamente la carga de la prueba
    e) Resulten desproporcionadas en relación con el perfeccionamiento y ejecución del contrato, o
    f) Contravengan las reglas sobre competencia y derecho aplicable.
Artículo 83. Nulidad de las cláusulas abusivas y subsistencia del contrato.
Las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho y se tendrán por no puestas. A estos efectos, el Juez, previa audiencia de las partes, declarará la nulidad de las cláusulas abusivas incluidas en el contrato, el cual, no obstante, seguirá siendo obligatorio para las partes en los mismos términos, siempre que pueda subsistir sin dichas cláusulas.
TERCERO.- Que, asimismo, la directiva de la CEE. nº 93/13, de fecha 5 de abril de 1993, define y sanciona de ineficacia a las cláusulas abusivas plasmadas en los contratos celebrados con los consumidores.
Y al efecto, en el art. 3º de la citada directiva se definen las cláusulas abusivas de la siguiente forma:
Las cláusulas contractuales que no se hayan negociado individualmente, se considerarán abusivas si, pese a la exigencia de buena fe, causan en detrimento del consumidor un desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato. Se considerará que una cláusula no se ha negociado individualmente cuando haya sido redactada previamente y el consumidor no haya podido influir sobre su contenido, en particular en los contratos de adhesión. El profesional que afirme que una cláusula tipo se ha negociado individualmente, asumirá plenamente la carga de la prueba”.
En cuanto a la ineficacia de las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, el artículo 6.1 de la misma directiva establece:
Los Estados miembros establecerán que no vincularán al consumidor, en las condiciones estipuladas por sus derechos nacionales, las cláusulas abusivas que figuren en un contrato celebrado entre éste y un profesional y dispondrán que el contrato siga siendo obligatorio para las partes en los mismos términos, si éste puede subsistir sin las cláusulas abusivas”.
CUARTO.- Que, con la incorporación de esta cláusula al contrato, la variabilidad del tipo de interés pretendida desaparece para convertir al préstamo en la práctica en una operación a interés fijo y dicha cláusula se utiliza para lograr un incremento artificial del tipo de interés ante las posibles tendencias bajistas del mercado hipotecario, en perjuicio de los intereses de los prestatarios como consumidores y en correlativo beneficio de la entidad como prestamista.

QUINTO.- Que, a tal efecto, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, mediante Sentencia de fecha 9 de mayo de 2013, declaró la nulidad de estas cláusulas, coloquialmente conocidas como “cláusulas suelo” cuando:
• Falte información suficientemente clara sobra las mismas y sobre su condición de elemento definitorio del contrato suscrito.
• Se inserten de forma conjunta con las cláusulas techo y como aparente contraprestación de las mismas.
• No existan simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar.
• Estas cláusulas estén ubicadas entre una “abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor”.
Todas y cada una de estas premisas concurren en el supuesto del préstamo que fue concedido a nuestro cliente, por lo que debemos calificar la cláusula en discusión como nula.
Por todo lo expuesto, y dado que su entidad decidió incorporar en el préstamo referido esta cláusula de límite mínimo de tipo de interés, por medio del presente escrito,
LES REQUERIMOS:
• PRIMERO.- A la inmediata inaplicación de la cláusula de limitación mínima de variación del tipo de interés del contrato de préstamo (“cláusula suelo”), al objeto de que la próxima cuota a satisfacer se calcule conforme al índice de referencia pactado, vigente a la fecha pactada, y con el margen diferencial pactado.
• SEGUNDO.- A la declaración expresa de nulidad de dicha cláusula y al recálculo de las cuotas satisfechas en el préstamo, desde la fecha de la primera revisión hasta la última cuota abonada, aplicando el tipo de interés de referencia pactado en cada momento y el diferencial pactado.
• TERCERO.- Como consecuencia de lo anterior, se deberá abonar en la cuenta de nuestro cliente (la misma en la que está domiciliado el abono del préstamo) el importe resultante de la diferencia entre la cantidad abonada en su condición de prestatario, conforme a esa cláusula de limite mínimo de tipo de interés y la que realmente hubiera debido abonar sin esa barrera.
En el supuesto de que, pasado 30 días desde la recepción de la presente no se obtenga respuesta en contrario por escrito suficientemente razonado, se entenderá que han aceptado la propuesta de inaplicación de la cláusula suelo, lo que deberá reflejarse en el importe de la próxima cuota, y la devolución de las cantidades indebidamente cobradas que deberán hacerse efectivas sin demora en la cuenta donde está domiciliado el abono del préstamo.
En caso de que sea denegada la legítima petición que se formula a través del presente escrito, nuestro cliente se reserva el derecho a ejercer las acciones extrajudiciales o judiciales que le correspondan como prestatario, acciones que conllevarán además la solicitud de una indemnización por los daños y perjuicios causados.
Sin otro particular, y a la espera de una respuesta por su parte que confiamos sea favorable a las pretensiones formuladas en aras a resolver este contencioso por la vía amistosa, reciban un cordial saludo
(*), a (*) de (*) de dos mil dieciséis.
Fdo. (*)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s